jueves, 17 de diciembre de 2015

De crisis y esperanza





Estuve reflexionando y compartí mis elucubraciones con mis clientes y amigos. Entonces pensé que sería bueno compartirlo también con otras amistades en las redes sociales, así que aquí va...
 
El 2015 ha sido un año bien duro, de mucho esfuerzo y pesimismo colectivo. No ha sido nada fácil en Puerto Rico. La economía aprieta y muchas personas han tenido que irse  de aquí porque no encuentran alivio, y todas de una manera u otra hemos sido afectados por la situación actual.

Las noticias que nos inundan a diario sobre la realidad de nuestro país nos abruman y nos hacen pensar ¡cuán lejos hemos llegado! ¿Por qué estamos así? ¿Qué hemos hecho para permitir este grado de decadencia? ¿Cómo salimos de este hoyo? Son preguntas que nos deben hacer pensar en cómo enfrentar los obstáculos.

Sin embargo, siempre he pensado que uno se prueba en los retos. Ante la adversidad es que demostramos lo que verdaderamente somos, nuestro espíritu. Decía el escritor francés Honoré de Balzac que “en las grandes crisis, el corazón se rompe o se curte”. Y en cierta medida es así. Ante las crisis que nos atemorizan, uno se levanta y se sacude, porque al final, son lecciones que nos sirven para cancelar una época e inaugurar otra.

En medio de ese proceso de prueba, sabemos y creemos con fe, que al final, triunfaremos Por eso hoy recuerdo a uno de mis poetas favoritos, el libanés Khalil Gibrán quien decía que “Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes”.

Y también decía Gibrán que “En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente”.

Así que en esta Navidad te invito a que reflexiones a nivel individual, en tu entorno familiar y de tus seres queridos sobre cuál será esa aurora sonriente que te espera al final de este proceso.

Y espero de todo corazón que esta temporada navideña te llene de energía para comenzar el 2016 con fe, alegría de espíritu y que tus esfuerzos redunden en mucha prosperidad y amor.   

Porque la Navidad es la época de esperanza y esa sensación de alegría debe permanecer en nuestros corazones siempre.

Que esa alegría los acompañe este año y siempre. Saludos y mil felicidades.

Sandra



1 comentario:

Anónimo dijo...

La única aurora sonriente que nos espera es la trnsición del ser material al ser solamente espiritual. Esa dimensión dizque placentera donde los idos conspiran para renovar sus votos existeciales.

Black Majesty

  Sandra Rodríguez Cotto, Mayra Santos Febres and Hilda Bultrón Para Mayra Santos Febres e Hilda Bultrón:   We are angr...