domingo, 3 de mayo de 2015

Elucubraciones de hoy domingo

San Martín de Porres

3 de mayo de 2015:

Soy devota de algunos personajes histórico-religioso-mitológico-sociales. Madre Teresa de Calcutta, Malcolm X, Juan Pablo II, Toni Morrison, Maya Angelou, y unos cuantos más. Pocos, por cierto. Minorias, en su mayoría. Les prendo velas, les oro y trato de seguir algunas de sus enseñanzas de vida como eso de tener fe y no callarse la boca nunca. Es algo de ese sincretismo que me hace ser, como me dice mi amigo Sunshine Logroño y que adopté como lema, una "tropical nigger caribeña" que no suele ser "politically correct".

En fin, hoy pensé en mi santo. El del día en que nací, que todavía falta porque es en noviembre. El día de San Martín De Porres. El santo peruano negro.

Decía mi tía abuela Tina Rodríguez que debieron haberme llamado Martina o Porra porque nací ese día. Y yo le contestaba que mejor era Porra porque a la porra mando al que me trate de joder. Y eso de prender velas, creo que lo cogí de ella, de mi bisabuelas que eran médium, brujas o como les quieran decir, y como consejo de mi querida amiga Mayra Santos Febres. Sólo que no he hecho el altar que Mayra me dice que tengo que poner en la casa. Hasta ahí llega la cosa. No es para tanto.

Así que pensando hoy en mi primer domingo de mayo, pensé en que quisiera tener el don ese que tuvo San Martín De Porres. El don de la bilocación. Ese fenómeno paranormal, sobrenatural o divino según el cual una persona u objeto estaría ubicado en dos lugares diferentes al mismo tiempo. Una bilocación del espíritu, viaje astral o experiencia extracoporal, y también una bilocación de cuerpo y alma.

Si pudiera tener hoy la segunda, estaría haciendo el amor y luego escribiendo, que son mis pasiones, o iría a dos fiestas que tengo hoy a la vez -una bohemia en la casa de playa con varios cantantes incluyendo a Víctor Manuel, y el cumpleaños de un pedacito de mi corazón, mi dinosaurio, sobrino Esaí- y al recital de mi sobrina Dianita. De esa manera podría ser capaz de interactuar de forma normal cada uno de los entornos, con posibilidad de experimentar sensaciones y manipular objetos físicos. Abrazar. Besar. Cantar. Reír. Escribir.

Y siempre me pasa. Cuando tengo que escribir algo con un deadline, la cosa se me complica y me pongo a elucubrar para dejarlo a último momento, cosa de meterme presión. Quizás es la falta de adrenalina esa que tenía cuando era reportera, y me ponía en 1 hora a escribir como loca. En mis tiempos de Caribbean Business, el día de cierre que era lunes, ponía la alarma del reloj cada media hora hora a sonar. Volvía locos a algunos de mis compañeros, otros, me entendían. Era que me "taimeaba", perdón por el espanglish. Me ponía presión para escribir en períodos de 30 minutos. Así publiqué muchas portadas y luego, en el diario El Nuevo Día, el deadline era un paseo. Una vez en El Nuevo Día recuerdo que escribí 11 ONCE artículos en una tarde, incluyendo la portada. Eso sí es ser "news junkie", o "journalism junkie". Pues siempre hago lo mismo y me meto presión de tiempo y me inspiro mejor.

Así que como no tengo el don de mi santo, no me queda de otra. Tendré que dividirme en lo que pueda. Así es la vida. Así de irónica. Vamos arriba.... y por si acaso, prenderé una velita.


No hay comentarios:

Black Majesty

  Sandra Rodríguez Cotto, Mayra Santos Febres and Hilda Bultrón Para Mayra Santos Febres e Hilda Bultrón:   We are angr...